Los celos, ¿qué son y cómo gestionarlos?

Gestionar los celos cuesta mucho trabajo y puede ser estresante y doloroso. Para ello, me parece muy importante identificar cuáles son los resortes que disparan los celos, que sentimientos, pensamientos y sensaciones físicas experimentas durante el episodio de celos, cuáles son las auténticas causas y tener herramientas para gestionarlos.

En este artículo trataré de sistematizar cómo funcionan los celos y porque son tan poderosos y luego una parte de algunas técnicas a aplicar en una crisis de celos. Son técnicas rápidas y sencillas que pueden usarse en ese momento de locura mental transitoria o secuestro emocional que puede ser un buen ataque de celos.

¿Qué son los celos?

Son una compleja combinación de sentimientos, sensaciones, experiencias y reacciones puestas en marcha por el miedo a perder, o que haya un cambio en una relación, puesto de trabajo o recurso. Los celos están presentes en nuestra vida desde que nacemos aunque tendemos a darles mucha importancia en las relaciones románticas porque solemos manejarlo peor en dichas situaciones.

Por ejemplo ver como manejas tus celos entre tus hermanos o en una relación laboral te puede dar perspectiva de que eres capaz de gestionar tus celos y darle otra respuesta más funcional.

FREUD hizo muchos descubrimientos útiles sobre los celos y porque pueden ser tan dolorosos y abrumadores. Hablo de los cuatro componentes.

  1. Primero experimentamos el dolor inmenso de perder algo que amamos o el temor a perder algo que amamos (relacionado con el apego humano).
  2. Luego el darnos cuenta de la angustiosa idea que no podemos tener todo lo que deseamos en la vida (sostener la frustración).
  3. A continuación, sentimientos de odio y enemistad hacia quien ha ganado el amor de nuestra pareja o quien tiene éxito haciendo algo que anhelamos.
  4. Y por último enfocamos nuestro enfado hacia dentro, creyendo que nuestras propias carencias harán que nuestra pareja nos deje. Tememos ser inferiores a nuestro rival y que merecemos que nos abandonen por una persona mejor.

 

Es decir nuestros celos se alimentan de nuestros peores miedos de perdida, dolor rechazo, humillación y abandono.

Te invito a aprender algo más sobre tus celos revisando estos cuatros aspectos de los que hablaba San Freud.

Y ahora que ya estoy sintiendo los celos y conozco un poquito más sobre ellos.

¿Qué puedo hacer cuando surgen estos celos?

Para entender mejor tus celos, comienza por identificar tus sentimientos de celos más importantes y habituales:

Las tres emociones básicas que puede experimentar el humano relacionados con los celos son miedo, el enfado y la tristeza. La mayoría de las personas experimentamos cierta combinación de miedo, tristeza y enfado cuando hay una reacción intensa de celos y hay alguna que es predominante y resulta más dolorosa que las otras dos. (Te voy a decir un secreto, la mayoría de las mujeres experimenten el miedo y la tristeza y los hombres más enfado, por regla general. Lo imaginabas. ¿Verdad?).

Puedes hacer tus celos más manejables si reconoces cuál de las tres emociones es más importante para ti y así te centras en estrategias específicas para resolver los problemas causados por esa emoción.

Y ahora ¿cómo manejar el miedo, el enfado y la tristeza de los celos?

Una vez tenga identificada la emocion más predominantes en tu experiencia de los celos vamos a ver preguntas concretas que puedes contestar para cada una de las emociones:

Si la emoción que predomina es el miedo:

  1. ¿De qué tengo miedo? Trata de ser lo más concreta posible por ejemplo; miedo a que Miguel me abandone por Carla.
  2. ¿Qué probabilidad hay de que mi miedo se convierta en realidad? ¿Hay parte de verdad en mi miedo? Y si se convierte en realidad ¿Cómo voy a manejarlo?
  3. ¿Qué necesito para encargarme de ese miedo?¿ Que puedo hacer para cuidarme y que tipo de apoyo puedo pedir de mi pareja, amistades para solucionar ese miedo?

 

Si identificaste el enfado como la emoción predominante hazte estas cuatro preguntas y escribe las respuestas:

  1. ¿Contra quién se dirige mi enfado?
  2. Mi enfado está causado por una situación actual o es algo provocado por un hecho de mi pasado? ¿Me enfada algo que temo pueda suceder como consecuencia de la situación actual?
  3. ¿Cuál es la injusticia (que creencia está asociada) que quiero compensar?
  4. ¿Cuál sería la conducta adecuada , que estoy necesitando en este momento que no está pasando?

 

Y en cambio si has identificado la tristeza hazte estas cuatro preguntas:

  1. ¿Cómo son las emociones de tristeza que estas experimentando? Y trata de ser lo más concreta posible, son sentimientos de depresión, inseguridad, apatías, aburrimiento, dolor, perdida…
  2. ¿Qué es lo que me entristece? Es una conducta en concreto lo que parece haber desencadenado mi tristeza o simplemente el hecho general de inseguridad?
  3. Mi tristeza está causada por la situación actual o la provoca algo en el pasado?
  4. Qué necesito hacer para manejar, expresar y /o liberar esta tristeza? Que puedo hacer (en lo concreto) para cuidarme y que puedo pedir a mi comunidad de apoyo?

 

Y como regla general recuerda que nuestras creencias, generan emociones y de ahí genero conductas. Es importante desmontar las creencias asociadas al amor porque desde ahí generamos muchos celos y conflictos.

Te pongo algunos ejemplos de creencias que puedes ir desmontando:

  • Creencia 1: si mi pareja realmente me quisiera, no sentiría deseos de tener relaciones con nadie más (conectada al miedo al abandono)
  • Creencia 2: si mi pareja fuese feliz conmigo y yo fuese una buena pareja mi pareja nunca más querría tener una relación con nadie más (conectada al miedo no ser suficiente)
  • Creencia 3: simplemente, es imposible querer a más de una persona a la vez (no nos presten atención, nos degraden)

 

Cada una de estas creencias está conectada a un miedo muy primitivo, cuesta tiempo y esfuerzo cuestionarlas (para ello uso el método the work de byaron kyte). Se puede vivir sin tanto dolor y sufrimiento.

Los celos no tienen nada que ver con el otro. Se trata de ti, de tu sensación de ser [email protected], [email protected], no tomado en cuenta y de tu frustración por no poder controlar a los demás.

Con el fin de evitar tu dolor, te comparas y luchas.

Sanar tus celos solo puede hacerse aquí y ahora, volviendo hacia tu único sitio de poder: este momento presente.

Haz a un lado la palabra y el concepto ‘celos’ y siente directamente esa cruda sensación, sin juicios y sin tratar de convertirla en algo ‘mejor’.

Contacta con tu propia incertidumbre, con tu inseguridad, con tu duda, con tus sentimientos de impotencia.

Siente a ese viejo amigo: la apremiante necesidad de controlar.

¡No te des la espalda!

Cuando te alejas de tu experiencia, comienza la separación y el miedo.

Comienza a iluminar los puntos heridos y olvidados en ti a través de tu presencia consciente.

Atiende con amabilidad a ese niño que hay en ti, a ese niño que ha sido ignorado y que tanto anhela sentirse amado. Siente su inocencia.

Deja que tus celos te rompan el corazón de par en par y aprenderás a ser más humilde.

Jeff Foster